Del amor y la valentía

CCXI

 

En ese cielo cabían todas las almas,

como un refugio del universo.

Hablo de su mirada.

CCXII

La valentía no está en el acto en sí,

sino en asumir las consecuencias

que devienen por ese acto.

CCXIII

Dejar ir lo hace cualquiera,

permanecer y esperar sin

tiempo hasta ser eternos.

Eso es de valientes.

CCXIV

Abrazar cada noche

lo mejor de tu vida,

como dar gracias al

cielo por las sonrisas

recibidas. Amanecer

ya es un regalo.

CCXV

A estas alturas de la vida,

sólo mereces alcanzar, el

cielo de la sinceridad.

CCXVI

Miro el cielo resplandecer y

estoy segura que sabe

que conmigo te llevo.

CCXVII

Unieron sus manos levantando

hasta la última promesa;

la tierra cerraba sus grietas

mientras el cielo abría sus puertas.

CCXVIII

El llanto también puede ser

un canto del alma.

Es la manera en que el cielo

nos dice que seguimos vivos.

CCXI

Del amor aprendí a entregarlo

todo, con la valentía que otorga

la fe y sin la aprehensión de

sentir vacía mi alma.

CCXX

El cielo me cuenta su nostalgia

en cada gota de lluvia y me deja

ver el color de su risa, cuando el

arcoíris atraviesa la esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s